//
Estas leyendo...
Uncategorized

Carta de un Catedrático Universitario, Premio Nacional de Investigación…

Este es un fragmento de la carta que remitió un catedrático a un colega suyo no hace muchos días. La carta comienza con un agradecimiento por la discusión intelectual que abría el interlocutor del autor de esta carta. Hemos decidido publicarla por el inestimable contenido y contexto, y por su profundo motivo de reflexión.

Juzgue Vd. mismo:

…La revolución imparable contra las dictaduras en el norte de Africa y países colindantes con regímenes similares, en primer lugar y, en segundo lugar, el escarmiento de la inmoralidad globalizada en la escandalosa ambición internacional ante el ídolo del “becerro de oro,” desenmascarada en Japon tras el feroz terremoto/tsunami y las consiguientes catástrofes en cadena de la contaminación radioactiva en su alerta máxima, inmoralidad común a todos los países del planeta con poder y dinero para hacerlo, inmoralidad consistente en jugar a la ruleta rusa con la vida y la salud de cientos de millones de seres humanos (prácticamente todos, incluídos todos lo demás seres vivos, animales y plantas y “flores que alegran la vida” …) fabricando “fábricas de dinero” (reactores nucleares) que arriesgan Chernobiles sin fin (todo es cuestión de dónde se dé el terremoto, o dónde se caiga el avión, o a dónde apunte el cohete del grupo terrorista de turno…), constituyen dos hechos de una magnitud histórica incalculable, como iremos viendo en los próximos meses y años.

Ahora bien, estos dos hechos son de categoría anecdótica, comparados con EL HECHO que tú nos has puesto ante nuestros ojos y nuestra conciencia, con el pretexto de lo acontecido en Islandia: ya lo vieron los romanos, hace más de dos mil años, con su cínica afirmación: “Al pueblo” – para que no moleste, basta con darle suficiente – “pan y circo” (“panem et circenses”) , cosa que Alexis de Tocqueville (1825-1859), Ministro de Asuntos Exteriores y posteriormente Embajador de Francia en USA bajo Luis Napoleón III, lo aplicó con una claridad inusitada a lo que está aconteciendo todavía hoy, dos siglos más tarde (y parece que la cosa va todavía para largo…) con la disyuntiva de la democracia sincera y honrada, frente a la farsa democrática que acertó a ver agudamente en la primera democracia “formalmente real” durante sus dos años en los Estados Unidos de Norteamérica (1831-1832), analizando, como profundo observador, lo que veía acontecer en aquella sociedad, la primera en la que él veía cristalizarse, en alguna medida, una posibilidad real para la utopía ética, ciudadana y social, soñada por los soñadores con salud mental y sinceridad en el alma que se arriesgaron a apostar por el sueño bondadoso de la parte buena de la Revolución Francesa: “Liberté, Égalité, Fraternité” (Libertad, Igualdad, Fraternidad).

Pues bien, la conclusión a la que llega Tocqueville, tras sus rigurosos análisis de testigo presencial y politólogo del máximo prestigio europeo (ver sus obras “Análisis de la Democracia en América”, publicada en 1835 y “El Viejo Estado y la Revolución Francesa”, 1856), conclusion escrita hace dos siglos, pero que parecería escrita ayer, brevemente resumida, podría sintetizarse en los siguienes términos:

El sistema democrático nacido de los nobles ideales de la Revolución Francesa, bien aplicado, podría dar lugar a la institucionalización definitiva, irreversible, de la imposibilidad de que las masas de ciudadanos votantes puedan volver a ser masivamente manipuladas (miserablemente engañadas, desinformadas, por la minonía/MINORíSIMA de los dueños del poder  y del dinero y, en consecuencia, decisores de qué información va a serles asequible y qué información no va a llegar jamás a dichos votantes, ciudadanos de a pie).

Mas, por el contraro, si el sistema denominado “democrático” no se aplica (no se constituye, no se crea, no se organiza, etc.) con inteligencia y honradez (de lo cual ya se encargan “generosamente gratis” los que resultan siempre perjudicados con cualquier incremento de la “liberación’ progreso / educación, de las llamadas “masas populare”), en tal caso, el advenimiento de la democracia solamente “formal” (superficial, sólo formas, apariencias, sin tocar el fondo de la transformación social e individual, real y eficaz del sistema de valores subyacente a toda decisión humana) en cualquier país, dicho advenimiento pseudodemocrático no sólo no implicará la eliminación definitiva e irreversible de toda posibilidad de manipulación inevitable de los pueblos, de las sociedades a cualquier nivel que fuere, sino que tal advenimiento implicaría justo lo contrario:

La instalación, ahora sí, definitiva e irreversible (salvo un milagro, en los que la ciencia, por definición de “ciencia” , no debe creer), instalación irreversible, decía, de la ya vigente manipulación de los ciudadanos ignorantes por mal informados o por no informados, desinformados, por la sencilla razón de que el gran negocio de los poderosos del dinero (y con ello, de todo lo demás) consiste en que la gran masa de los ciudadanos votantes (decisores de hecho) ignore la gran desgracia de su reducción/regresión inevitable a “máquinas animalizadas”, perfectamente manejables a distancia por los estímulos mediáticos (de los medios de in-comunicación y de des-información), proceso regresivo de retroceso a estados anteriores de/desarrollo humano, “prehomínidos” , proceso psico- y socio-antropológico regresivo que requiere tan sólo que se den tres condiciones previas, férreamente encadenadas entre sí, al tiempo que encadenan a la esclavitud más deleznable a perpetuidad, no menos férreamente, a los seres humanos víctimas de la anunciada manipulación inconscientemente consentida y “prehominidamente,  infrahumanamente disfrutada”, a saber:

1ª condición: para la esclavitud por instrumentalizacion de los ciudadanos al margen de su capacidad de conocer y de elegir: Que el ser humano se crea libre por el simple hecho de que, cada cuatro o cinco años, pone una “X” junto a un nombre de la lista de unos ciudadanos que solicitan de sus conciudadanos que les voten, a fin de ejercer su poder sobre los dineros que dichos conciudadanos, vía impuestos por ley, están obligados a aportar anualmente a los gobernantes que ellos elijan, con el propósito de que administren la riqueza que posee el país (propiedad común de todos), junto con la riqueza/dinero antedicha, aportada por el trabajo de todos los votantes rigurosamente censados y sometidos a la obligacion fiscal legislada (impuestos) por el gobernante de turno (riqueza/dinero teóricamente propiedad de cada uno).

2ª condición: para que continúe/progrese y se profundice la “esclavitud de hecho”, que no de derecho, de la ignorancia inconsciente (“no sabida”) por parte de la masa popular de votantes acerca de la situación de manipulación, en total indefensión, en que se encuentra: que el ciudadano de a pie disponga en el mercado de una oferta desbordante, machacona, unilateral y exclusiva/excluyente de todo nivel mínimamente digno, oferta prácticamente psico-socio-irresistible de alternativas para la satisfacción de las necesidades psico-socialmente “propuestas/impuestas” (leyes quasi-físicas), a través de los medios de comunicación de masas (“invasión masiva”, pocas veces mejor dicho), por parte de los arriba citados minoritarios dueños de los dichos medios, satisfacciones bochornosamente situadas exclusivamente, con premeditación y alevosía, en el ámbito de las necesidades instintivas inferiores, necesidades y satisfacciones fronterizas antropo-animales, compartibles y compartidas por el ser humano que se instala en la zona degeneratíva de la bestialización regresiva, “infraviviendo” de/con/para/bajo las necesidades y satisfacciones asequibles a las meras bestias (el lema de la decadencia del Imperio Romano sumido en la más putrefacta vulgaridad de su decadencia terminal, aquello de “comamos y bebamos, disfrutemos y coronémosnos de rosas, que mañana moriremos”.

Y todo esto lo vio venir Tocqueville, hace dos siglos, antes de la radio, la televisión, el Internet, la telefonía móvil, la prensa gratuita (modelo “Veinte minutos”, etc.).

3ª condición: Que al ciudadano no le quede tiempo para pensar, condición absolutamente previa para la irreversibilidad de la farsa democrática que destruye irreversiblemente toda posibilidad de libertad digna de tal nombre, toda posibilidad de democracia auténtica, la que se debería encarnar siempre en una “política” observable, transparente, controlable … (sigue un paréntesis entre los dos signos de triple barra diagonal en negrita: “/// …… ///“)

///(sin necesidad de secretismos ni de  “fondos reservados”, ocultos/ocultados a toda la sociedad sana del pueblo, agujero negro sin límites, éste de los llamados “fondos reservados” y “servicios secretos”, por donde puede colarse ¡LEGALMENTE! absolutamente todo:

A) desde la “orden secretísima – tras la espantosa masacre del 11 M – de desguazar a toda prisa vagones enteros de los trenes destrozados por los explosivos”, y ello, reiteramos,  “a toda prisa”, no sea que diera tiempo a encontrar huellas de pruebas fehacientes acerca de la verdadera identidad de los autores materiales e intelectuales de tamaña masacre ….

// como puede verse en el folio 24.549,  Tomo 80 del Sumario 20/04, Rollo de Sala 5/2005, de la Sección 02 de la Sala de lo Penal de la  AUDIENCIA NACIONAL, Procedimiento: Sumario 20/04 del Juzgado Central de Instrucción N.6 de Madrid, donde, tras el levantamiento del secreto del sumario por la autoridad judicial, puede leerse: “ … asimismo por RENFE se ha manifestado que el desguace se comenzó a efectuar entre los días 13 y 14 de marzo de 2004, de lo que paso a dar cuenta a la Sala, doy fe. ….. Dada cuenta: …. y dése traslado al Procurador D. Alfonso Blanco Fernández, por ser la parte que solicitó la prueba consistente en la inspección ocular de los trenes afectados por los atentados.”, ES DECIR: a las 48 horas de ocurrida la catástrofe más canallesca y cruel del terrorismo en suelo europeo, se desarrolla una operación imposible de desarrollarse sin una larga preparación de no pocas semanas: sistema de clasificación de los materiales de los vagones a desguazar, calcinación previa, por cal viva, de todos los vagones afectados por las explosiones, con la consiguiente desaparición de todas las posibles huellas y vestigios, sistema de recogida y traslado de los mismos hacia los puertos de mar más favorables para descargar todos los materiales procedentes del desguace en los barcos cargueros “preparados” para recibirlos y  trasladarlos rápidamente a los puertos “previamente” decididos – y previamente contratados – de China y de la India, según la calidad de los mismos. //

Por otra parte, los derechos legales de los familiares de los fallecidos sobre los restos mortales de sus seres queridos fueron atropellados brutalmente: les fueron entregados sin la ropa que llevaban en el momento de su  asesinato, siendo así que, precisamente, la ropa que estuvo en contacto con las explosiones hubiera sido el lugar más fecundo (por su especial adhesividad física recíproca entre las dos sustancias: el explosivo y los tejidos) para poder responder a la pregunta clave en el intento de identificar  a los culpables, materiales e intelectuales, pregunta que ha quedado sin respuesta por parte de los jueces, no así por parte de periodistas de investigación que se han ocupado de este asunto: el explosivo no provenía ni de la ETA, ni de AL-QAEDA, sino de algún almacenamiento militar español de explosivos, a la luz de las pruebas químicas  realizadas por expertos sobre la clase de explosivo utilizado en algunos restos mínimos de los materiales del desguace desperdigados y encontrados  y recuperados posteriormente, dado el carácter salvaje de las explosiones habidas, en las que acababan de ser asesinados y heridos infernalmente, con una crueldad incalculable, cientos de conciudadanos, trabajadores desde la madrugada, haciendo desaparecer a toda prisa , antes de que los jueces pudieran verlas, todas las huellas de pruebas para identificar el tortuoso camino al final del cual deberían de aparecer los autores materiales e intelectuales de tan macabro espectáculo;

B) hasta la orden secretísima de incluir “secretamente”, en las vacunas masivas, legalmente obligatorias, para el 100% de la población por “orden del Ministerio de Salud” de los países cuya población le interesa “a alguien/es” reducir/eliminar, introducir, decíamos, componentes activos esterilizantes. Nadie sabe, ni siquiera “el dueño de la finca”, quién dio la orden de hacerlo en los países a los que le interesa “eugenetizar” al dueño de hecho, contra todo derecho: ¿pero no habíamos quedado en que el pueblo era el dueño de la “finca”, pues es el que paga todo lo que se gasta en ella?

Efectivamente, se trataba, nos decían al pedirnos el voto, como en toda democracia que no sea mentira, de poner a los “políticos” al servicio de los con/ciudadanos, y no al revés, como estamos viendo y como tan acertadamente denuncia la con-ciudadanía del recien nacido, todavía en la fase de su primera lactancia, “movimiento 15 M”, la ciudadanía juvenil y la menos juvenil, a saber:

De lo que se trataba era de que los ciudadanos (todo ello perfectamente calculado y programado) carezcan matemáticamente de “tiempo libre” para poder pensar libremente, pues el sistema socioeducativo vigente/real (padres, profesores, costumbres sociales , políticos, comediantes, comerciantes, trabajadores, empresarios, sindicatos,modas irresistibles, sopena de ser”mortalmente” excluído, etc., etc.), necesitan compulsivamente TODO EL TIEMPO DISPONIBLE (24 HORAS DIARIAS) para programar y ampliar su dedicación laboral, legal o ilegal, trabajando “en multiempleo”, sea blanco o negro, a fin de poder financiar su “drogo-dependencia” insaciable respecto de la arriba mencionada oferta desbordante, e irresistible prácticamente, repecto de los estímulos para el consumismo compulsivo infrahomínido arriba mencionado;

C) pasando por la orden “secretísima” de que  honrados ciudadanos inocentes de la actual crisis económica imperante, a pesar de ser  público y publicado hasta la saciedad que ha sido causada a nivel nacional -e internacional- por la temeridad, los errores, la ambición, las irregularidades, imprudencias y/o los delitos comerciales/financieros de los banqueros (“falsa quiebra inevitable”), en complicidad con los políticos que han dado/dictado la correspondiente  apoyatura legal/inmoral, tengan que ser, contra todo derecho, los antedichos ciudadanos inocentes pagadores de todos los impuestos, quienes tengan que devolver al Estado, durante décadas, lo robado por otros, que no son  ellos, los ciudadanos  de a pie, sino otros, banqueros y políticos legisladores, quienes han causado la catástrofe “sucio-socio – económica” de una quiebra financiera que se avecina (lo ven hasta los ciegos), con la insostenibilidad de cinco millones de parados, y teniendo en cuenta la crueldad de los sufrimientos, innumerables e indecibles, que están sufriendo los padres de familia, los hijos y demás familiares a su cargo, desde problemas psicosomáticos serios, hasta casos de suicidio por desesperación e impotencia ante la monstruosidad jurídica y ética de ser obligados ellos a devolver el dinero que otros robaron y lo siguen disfrutando a pleno pulmón, conservando todas sus riquezas, bancos salvados de su inminente quiebra a causa de sus errores, de su ambición, de su imprudencia o de sus delitos fiscales, bancos salvados con dinero público, es decir, con el dinero de los ciudadanos inocentes y de sus hijos y nietos. ///

EN RESUMEN Y COMO CONCLUSIÓN:

Tras los acontecimientos en Islandia (un pueblo que ha sometido a referendum y aprobado por el 93% de los ciudadanos una nueva manera de “hacer” política y de “ser” político, unas nuevas reglas de juego limpio en toda actividad pública, al servicio de los ciudadanos), tras lo ocurrido recientemente en España y otros países (el famoso “movimiento 15 de Mayo”/¡Democracia real ya!, con el símbolo visible de las acampadas en la emblemática Puerta del Sol de Madrid y principales plazas de otras capitales de provincia), se vislumbran en nuestro horizonte, a relativamente corto y medio plazo, posibles cambios/ innovaciones  a introducir progresivamente, realistamente (sin utopías imposibles de aterrizar, ni mesianismos baratos) en la realidad social, ética y política de los países de nuestro entorno sociopolítico que pueden significar una mutación positiva en el camino de acercarnos al ideal de unos sistemas políticos cuyos servidores/gobernantes sirvan a sus pueblos (“la sociedad civil”), acabando progresivamente con unas instituciones políticas programadas para servirse descaradamente de los ciudadanos a beneficio de la minoría de los poderosos en el esquema de las posibilidades reales de información objetiva sobre la realidad y de capacidad de intervención en los procesos reales de toma de decisiones, a la luz de la información objetiva previamente disponible por vías honradas y legales.

He aquí algunas de estas posibes innovaciones, a título meramente indicativo y, por supuesto, sin ánimo alguno de exhaustividad (nótese que el orden de la enumeración no sigue criterio alguno de frecuencia constatada, importancia, necesidad, etc., sino meramente se trata del orden cronológico en que las propuestas  iban surgiendo a mano alzada o entregadas en un breve papel escrito a mano por ciudadanos presentes en innumerables reuniones , encuentros y/o diálogos espontáneos en pequeños grupos):

1) Un cambio constitucional que acabe con la farsa del tipo de “referendum” que la constitución actual otorga a los españoles. Se me vino abajo, tras décadas de felicidad, toda la felicidad a este respecto, pues yo, en cuanto vi el título de la Constitución de 1978 que, por fin, recoge el derecho del pueblo (sociedad civil-izada) al referendum popular, me había quedado satisfecho de por vida (pensaba yo), ya que, por muchas decisiones y leyes disparatadas que se les pudieran oocurrir a los políticos “mercenarios”, quedaba siempre la garantía de la sabiduría de la mayoría popular por vía de referendum. Mi gozo cayó en un pozo, cuando advertí que mientras la ley del referendum en Suiza sí que legisla una decisión del pueblo soberano que puede anular cualquier decisión en contra tomada previamente sea por el Parlamento, sea po el Consejo de Ministros ( el “Bundesrat”).

Por el contrario, el derecho a referendum otorgado al pueblo español por la vigente constitución, es una farsa y una tomadura de pelo, que no comprendo cómo es posible que, tras treinta años largos de “democracia sin el pueblo soberano” (¡y cómo se les llena la boca, a los políticos sucesivamente en el poder, proclamando la mentira de eso de SOBERANO!), todavía ningún político, ningún jurista, ninguna institución con un mínimo de inteligencia, supuesta la honradez intelectual y moral, no haya advertido la trampa y haya protestado públicamente, tan pacífica como enérgicamente, contra semejante falacia: el pueblo soberano, que efectivamene en 1978, “otorgó al Rey el poder de serlo bajo la forma de monarquía parlamentaria” y” a los parlamentarios el poder de legislar”, y “al gobierno el poder de servirnos gobernando”, resulta que, paradójicamente,  a raiz precisamente de aquel “referendum” de 1978, dejó de ser soberano, puesto que el único poder que tiene el “puelo ex-soberano”, salvo más sabia interpretación del texto constitucional, no es el de anular decisiones reales, o parlamentarias o gubernativas (una vez recogidos los cientos de miles de firmas válidas previstos por nuestra Ley de leyes), sino el ridículo poder (en realidad impotencia “buRRocrática”) de obligar al parlamento a estudiar y, posteriormente decidir él mismo con validez ejecutiva inapelable en todo el territorio nacional, lo que crea conveniente, por supuesto, incluída la no aprobación de la voluntad popular expresamente sometida a consulta. Sin comentario.

(Urge, pues, un referendum para que se ponga remedio, de modo inmediato, este insulto institucionalizado, sarcasmo y falta de respeto a la inteligencia, al sentido común y a la honestidad intelectual y ético-social de la ciudadanía en su conjunto,  legislado en este punto en 1978, de modo que por encima del Puebo Soberano no haya poder alguno nacional con capacidad legal de legislar y ejecutar gubernativamente absolutamente nada en contra del resultado de la consulta popular constituyente de la que aquí se trata.

2) Que se pona fin a la falta de respeto al principio sustancial de todo sistema democrático, ya desde Montesquieu, la separación de los tres podere: legislativo, judicial y ejecutivo, de manera que jamás vuelva a ser posible, dentro de la ley,  que el poder ejecutivo (el gobierno de turno) nombre a su capricho e interés partidista bochornoso a los altos cargos del poder judicial (decisivos en tantas votaciones apretadas por el voto de calidad del presidente, por ejemplo, el cargo de presidente/a del Tribunal Constitucional, la más alta y, por lo tanto, última instancia de decisión, contra todas las posibles decisiones de los tribunales del país  de rango inferior, como estamos viviendolamentablemente  en tiempos y decisiones bien recientes).

3)  Que se adopte, por el trámite reglamentario de máxima urgencia y trámite que permita la ley, con prioridad absoluta, el cambio constitucional que acabe con el epectáculo vergonzoso de que no puedan gobernar candidatos elegidos por el mayor número de los votantes/electores, a causa de trapicheos impresentables entre grupos minoritarios que venden sus apoyos descaradamente al mejor postor de turno (al partido que más poder les otorgue a cambio del miserable comercio de colaborar con sus votos a impedir que pierda una moción de censura, por más censurable, inmoral e ilegal que sea su comportamiento político,  el candidato del partido mejor pagador/el partido más vendido (el más inmoral, pero el que más dinero tiene, ii¡ vivan los valores éticos fundamentales de nuestra democracia real !!!).

En nuestro entorno europeo existen dos alternativas de institucionalizar por ley la imposibilidad de semejante vergüenza pública intolerable:

3.a)
Si ningún partido obtiene mayoría absoluta en primera vuelta para gobernar en solitario, se procederá a una segunda vuelta, en  la que sólo podrán presentarse los dos partidos más votados en la vuelta primera.

3.b) Hacer imposibles de raiz (la sabiduría práctica del”mejor prevenir que curar”), con el previo cambio constitucional necesario,  la miserables conductas políticas inmorales  que aquí  se lamentan , por el sencillo procedimiento de estabecer en la Constitución lo que Suiza, por ejemplo, la democracia más antigua de Europa, viene haciendo desde hace décadas:  que TODOS LOS PARTIDOS que hayan obtenido el porcentaje mínimo de votos que se acuerde (¿5%?, ¿10%?, etc.), PARTICIPEN EN EL GOBIERNO DE LA NACIÓN (a nivel de ministros, viceministros y directores generales, por ejemplo), en la proporción de los votos obtenidos en las elecciones generales de que se trate. No hace falta mucha imaginación para imaginar el profundo y beneficioso cambio mental, de actitudes, aptitudes, talantes, relaciones interhumanas, etc.,  que semejante innovación implicaría, tanto en los gobernantes, como en los gobernados, que verían/vivirían ¡por fin!, por primera vez, la primera oportunidad histórica, de una lección con hechos, no sólo con meros discursos “empalabrados” sin sentido ni coherencia lógico-moral, lección insustituíble por su eficacia, a saber:

La colaboración sincera con todos los colegas del Consejo de Ministros, o del Ministerio, o de la Dirección General “X” del Ministerio de “X”, etc., por parte de todos hacia todos los gobernantes en los diversos ámbitos de la Administración (etimológicamente, por culpa del latín: Administración = Servicio), colaboración, como queda dicho, practicada por los gobernantes y vista, observada y reflexionada/aprendida por los gobernados (no hay mejor pedagogía para educar “en democracia para la democracia”, que ver cómo personas que se han tirado los trastos a la cabeza – valga la expresión – durante la campaña electoral, a las pocas semanas están colaborando para un fin bueno con los que hasta ayer fueron proclamados “malos” en innumerables e interminables discursos: el primer otorgamiento de todos a todos, en una democracia real,  es darnos todos a todos la confianza de mejorar y cambiar, corregir y aprender, etc. PREGUNTAs INOCENTEs: ¿Cómo se nos ha ocurrido antes que la democracia para la construcción de un progreso hacia el bienestar integral  – físico, psíquico y moral – de los ciudadanos se construye mejor con la colaboración de todos con todos, que con la lucha permanente de todos contra todos?

¿Cómo no se nos ha ocurrido antes preguntarnos a nosotros mismos y a los “políticos profesionales” , la siguiente inocente pregunta: ¿Con qué derecho, en virtud de qué principio de eficacia técnica, productiva, eficaz, o de qué principio de justicia o de moral social, podemos permitir que un partido político, por el hecho de que ha obtenido el 51% de los votos, puede permitirse el lujo de ROBARLE AL PUEBLO los servicios eficaces, inteligentes y honrados de los ciudadanos (técnicos profesionales en los ámbitos de su especialización científica y/o técnica, pensadores, críticos objetivos y racionales: sólo puede enriquecerte quien no piensa como tú: ¡¡¡ Y LE LLAMAMOS ENEMIGO !!!), por el hecho de estar comprendido en el 49% de los que no han ganado las elecciones?.

Quizás los políticos, una vez más, estén perdiendo una oportunidad de oro de abrir los ojos, la inteligencia y el corazón, y cerrar un poco su monedero y sus debilidades y complejos personales que necesitan poder hacia afuera, al carecer del poder hacia dentro, lo que les impide ver (las temibles cegueras selectivas, a veces casi insuperables, de las que nos habla la psiquiatría) lo que es más claro que la luz del sol y lo ve con toda claridad el ciudadano de a pie: que todos somos pocos para “arreglar esto” , que nos unamos, por fin, en un proyecto común en el que todos coincidimos, si no por magnanimidad solidaria – no todos somos San Francisco de Asís … -, al menos por egoísmo inteligente: VIAJAMOS TODOS EN EL MISMO BARCO; SI SE HUNDE, ES PEOR NO SÓLO PARA TODOS, SINO “ADEMÁS” TAMBIÉN PARA MÍ Y LOS MÍOS (fina la traición del lenguaje: conversacionalmente no decimos “las personas a las que sirvo”, sino “las personas mías”, “mi posesión” a mi servicio,  “mi” mujer, “mis” hijos, “mis” amigos, etc.

¿Cuándo comenzará el amor, que dicen que existe, el que da sin pensar en lo que va a recibir “a cambio”? – y ya estamos de nuevo en el mercantilismo vulgar. Podría sernos útil a todos quizás el verso de un tal Antonio Machado: “La monedita en el bolso quizás se deba guardar – la monedita del alma se pierde, si no se da”, o aquello de que “cuando me vaya de aquí, – para comprar otra vida, – sólo tendré lo que di”, o lo del innovador/creador de Nazareth “Pues recibe más el que da que el que recibe”, y añadió un famoso psicólogo bautizado, en su inteligencia y en su bondad: “claro es, si no piensa cuando da en lo que va a recibir” …

4) En el contexto de los “prerrequisitos” humanos en plenitud antedichos, cabría sugerir numerosos proyectos concretos, por ejemplo:

4.1) ¿Por qué razón los diputados dependen de la disciplina de voto impuesta por la opinión del portavoz del partido en el hemiciclo, a la hora de las votaciones? ¿Cuándo será realidad el principio indiscutible en ética ciudadana de que los elegidos no deben de depender del jefe del partido, sino de los electores que le han votado? Alguien, de cuyo nombre no quiero acordarme, añadió: “Esto es tan obvio y tan de sentido común, que hasta los norteamericanos “made in USA” lo vienen practicando desde hace décadas como costumbre inalterable (otra vez lo del poeta – en griego “creador” – de Nazareth: “Te doy gracias, Padre, porque has ocultado tus verdades a los sabios y entendidos y se las has manifestado a la gente sencilla”).

4.2) ¿Por qué razón no se ha difundido y puesto en práctica, de una vez por todas, la rebelión pacífica del pueblo islandés contra el esperpento escandaloso, increíblemente tolerado por el resto de los países europeos,repletos de sabios juristas y defensores de los derechos humanos de papel, esperpento escandaloso de imponer por ley (quien la desobedece se enfrenta a la justicia por su delito, pues los jueces no hacen las leyes, son “máquinas de aplicarlas”, al margen de su racionalidad o de su moral …), imponer por ley, decíamos, que hay que dejar en paz al “ladrón”, valga la metáfora (?), que hade  ser la víctima a la que se le ha robado la que ha de  de volver al Estado el dinero sustraído, estando identificado el poderoso “ladrón” bancario causante de la terrible crisis económica global vigente?

4.3) ¿Cómo es posible que los políticos profesionales -de derechas, de izquierdas y de centro- (¡i que no es cuestión de partidos de lo que se dialogaba en las acampadas de la Puerta del Sol y de otros miles de plazas, a ver si se enteran de una vez, que es cuestión “entera, no partida”, que afecta a todo ciudadano digno de tal nombre, esté  en el partido que esté !!) todavía no hayan captado que los ciudadanos de a pie – que, gracias a Dios, somos TODAVÍA mayoría inapelable – no podemos tener confianza en “la política, en los políticos”, sin más adjetivos, por favor (por favor, no pierdan el tiempo, que es oro y todos lo tenemos limitado a fecha fija, por añadidura desconocida..), hasta que ustedes nos aclaren algunas cuestiones muy concretas que nos hacen imposible, por tontos que puedan ustedes pensar que somos los ciudadanos de a pie, un mínimo de confianza en su inteligencia y/o en su honradez para ser coherentes con su inteligencia?

Por ejemplo: a) Quién dio la orden  (nombre y apellidos) de hacer desparecer todas las huellas y pruebas en los vagones de tren del 11.M (a golpe de desguace y aplicación de cal viva y desaparición de la ropa de las víctimas mortales? b) ¿Quién dio el chivatazo del Restaurante El Faisán? c) ¿Por qué los altos cargos del partido de la oposición iban teniendo (y difundiendo en algunos casos)  detalles de la masacre sólo asequibles, minuto a minuto, a los mandos de las fuerzas de seguridad presentes in situ?

FIRMADO: Un ciudadano convencido de que callarse es ser cómplice, y ser cómplice es un delito tipificado en el código penal, el implacable (el del alma de cada uno, si se le deja a cada uno “un tiempito para pensar”, que es lo que menos suele interesar a los interesados en las no-verdades: lo aprendí de Alexis de Tocqueville/Ver arriba en varios lugares). EN EUROPA, primavera (con metáfora y con ella) del año 2011.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: