//
Estas leyendo...
censura, escandalos, Pagina principal

The Guardian reveló programa espía de EE.UU para manipular las redes sociales

Revelado programa espía de EE.UU para manipular las redes sociales

El programa militar ‘Sock Puppet’ o ‘muñeco/títere de calcetín’ crea identidades falsas para manipular y divulgar propaganda a favor de EE.UU.

Jeff Jarvis: Washington muestra la moralidad de un torpe autor de spammer (envíos indiscriminados a través de Internet).

Los militares estadounidenses están desarrollando software que les permitirá manipular secretamente sitios de redes sociales con el uso de identidades falsas para influenciar conversaciones en Internet y diseminar propaganda pro-Americana.

Una empresa californiana ha ganado el contrato otorgado por el Comando Central de EE.UU. (Certcom), que supervisa operaciones armadas en el Oriente Medio y en Asia Central, para que desarrolle lo que se ha descrito como un ‘servicio de manejo de identidades en línea’ y que esencialmente le permitiría a hombres y mujeres en el servicio militar estadounidense manejar y controlar un máximo de 10 diferentes perfiles falsos en diferentes partes del mundo.

El proyecto se ha relacionado por expertos en la Web, con los intentos de la China para controlar y restringir la libertad de expresión en Internet. Los críticos probablemente se quejarán de que esto permitirá que los militares estadounidenses creen un consenso falso en conversaciones en línea, excluyan opiniones inoportunas y sofoquen comentarios o informes que no corresponden a sus propios objetivos.

El descubrimiento de que el servicio militar de EE.UU está desarrollando identidades falsas en línea – conocidas en las redes sociales como Sock Puppet (‘títeres de calcetín’) – podría llevar a otros gobiernos, compañías privadas y organizaciones no gubernamentales a hacer lo mismo.

El contrato de Centcom estipula que cada una de las identidades falsas tiene que ser convincente, con historiales y detalles que apoyen la identidad creada; y que hasta 50 controladores radicados en EE.UU puedan controlar las identidades falsas desde sus estaciones de trabajo ‘sin el miedo de ser descubiertos por sofisticados adversarios’.

El Comandante Bill Speaks, vocero de Centcom, dijo: “la tecnología apoya actividades blogueras clasificadas en sitios de Internet en lenguas foráneas, para poder contrarrestar por fuera de EE.UU. la propaganda extremista, violenta y enemiga.” Agregó que ninguna de las intervenciones será en ingles, ya que sería ilegal interactuar con la audiencia norteamericana utilizando esta tecnología, y cualquier uso en inglés en las redes sociales por Centcom es y ha sido claramente atribuido. Las lenguas en las cuales son conducidas las intervenciones incluyen: árabe, urdu, farsi, y pashto.

Centcom también dijo que el programa no estaba orientado contra ningún Web-site radicado en EE.UU, en inglés o en ninguna otra lengua, y específicamente dijo que no estaban orientados contra Facebook o Twitter.

Una vez desarrollado, el programa le permitirá a personal militar estadoudinense trabajar continuamente desde un solo lugar, pero respondiendo a conversaciones emergentes en línea con cualquier número de mensajes coordinados, blogs, chatrooms posts, etc. Detalles del contrato sugieren que este ‘lugar’ será MacDill, la base de la Fuerza Aérea de EE.UU., cerca de Tampa, Florida, y donde está ubicado el Comando de Operaciones Especiales de EE.UU.

El contrato de Centcom exige que cada uno de los controladores tenga el uso de un ‘servidor virtual privado’ ubicado en EE.UU y otros que parezcan estar fuera de EE.UU, para dar la impresión de que las identidades falsas son personas ‘reales’ ubicadas en diferentes partes del mundo.

El contrato también pide una ‘mezcla de tráfico’, combinando el uso de Internet de las identidades del controlador con el uso de Internet de personas fuera de Centcom, de tal manera que ofrezca una excelente cobertura a la falsedad de las identidades y/o habilite otro método poderoso para negar su existencia.

Se piensa que el contrato de múltiples perfiles ha sido otorgado como parte de un programa llamado Operation Earnest Voice (OEV) u Operación Voz Sincera (ó Creíble), y que fue desarrollado en Irak, como parte del arsenal militar en la guerra sicológica contra la presencia en línea de los que apoyan a Al-Qaida y a otros en contra de las fuerzas de la coalición. Desde ese momento, se ha reportado que OEV se ha extendido a un programa de más de $200 millones de dólares, y se piensa que se ha utilizado contra ‘jihadists’ en Pakistán, Afganistán, y el Oriente Medio.

OEV es visto en por altos comandantes militares en EE.UU. como un programa vital de contra-terrorismo y contra-radicalización. En testimonio dado al comité de los servicios armados del Senado de EE.UU el año pasado, el general David Petraeus, (en ese momento comandante de Centcom), describió la operación como un esfuerzo para “contrarrestar ideologías y propaganda extremista y para asegurar que las voces creíbles en la región, fueran escuchadas.” El aseguró que el objetivo de las fuerzas armadas de EE.UU es ser las “primeras con la verdad”.

Este mes el sucesor de Petraeus, el General James Mattis, le dijo a ese mismo comité que OEV “apoya todas las actividades asociadas con la degradación de la narrativa del enemigo, incluyendo intervención en la Web y la distribución de productos con capacidades y habilidades para la Web”.

Centcom confirmó que un contrato de 2.76 millones de dólares ya fue otorgado a Ntrepid, una corporación recientemente formada y registrada en Los Ángeles. Pero no reveló si el proyecto de múltiples identidades ya está en operación y tampoco divulgó detalles de otros contratos relacionados con ese proyecto.

Ningún vocero de Ntrepid ha ofrecido comentario.

En su declaración ante el comité del Senado el General Mattis dijo: “OEV busca interrumpir el reclutamiento y entrenamiento de terroristas suicidas; impedir que nuestros adversarios tengan refugios seguros; y contrarrestar la ideología y propaganda extremista”. Añadió que Centcom estaba trabajando con “nuestros socios/compañeros en la coalición internacional” para desarrollar nuevas técnicas y tácticas que EE.UU. pueda utilizar contra el adversario en el ciberespacio.”

De acuerdo con un reporte por parte del Inspector General del Departamento de Defensa de EE.UU. en Irak, OEV ha sido manejado por las fuerzas multinacionales, no po Centcom.

Cuando preguntamos si personal militar del Reino Unido ha estado involucrado con OEV, el Ministerio de defensa británico dijo que “no encontraba evidencia de ello”. El Ministerio de Defensa británico también rehusó decir si ha estado involucrado en el desarrollo de programas/sistemas de manejo de identidades, diciendo: “Nosotros no comentamos sobre nuestras habilidades cibernéticas.”

OEV fue discutido el año pasado en una reunión de especialistas sobre el tema de la guerra electrónica, en Washington DC, donde un alto oficial de Centcom le informó a los delegados que el propósito de el programa es “comunicar mensajes críticos y contrarrestar la propaganda de nuestros adversarios”.

El manejo de perfiles o identidades falsas por militares de EE.UU. puede enfrentar desafíos legales si estos sistemas son usados contra ciudadanos de EE.UU, donde un número de personas inmiscuidas en las técnicas de Sock Puppet ya han enfrentado acciones judiciales. El año pasado un abogado de Nueva York que se hizo pasar por un erudito fue sentenciado a prisión después de haber sido encontrado culpable de la ofensa criminal de hacerse pasar por otra persona y el robo de identidad.

No es claro si el programa de manejo de identidades falsas contravendría la ley en el Reino Unido. Expertos legales dicen que estaría en contra del Acto de ley de 1981 contra la Falsificación, el cual estipula que “una persona es culpable de falsificación si hace un instrumento falso, con la intención de que él/ella u otro lo use para inducir a alguien para que lo acepte como genuino, y que por razón de aceptarlo, pueda hacer o no hacer algún acto en perjuicio a sí mismo u a otra persona”. Aunque esto solo sería aplicable si se puede demostrar que la página Web o red social, sufrió ‘perjuicio’ como resultado de estas actividades.

• Este artículo fue alterado el 18 de marzo 2011 para remover referencias a Facebook y Twitter insertadas durante el proceso editorial y para introducir un cometario de Centcom recibido después de publicación en donde ellos estipulan que no están orientando sus programas a estas redes sociales.

Nota de Juan Carlos Acebedo:

El post de la académica Wilame Lima, fue la primera referencia que tuve de la existencia de este artículo de The Guardian. Dada la importancia de esta revelación, le solicité a mi colega tuitera/bloguera Patty Williams (cuenta en Twitter: @orquidearoja), colombiana residente en el Reino Unido, una traducción del artículo al castellano. Con algunos ajustes menores, la versión en español del artículo corresponde a la traducción de Patty Williams, a quien le expreso en mi nombre y en el de los lectores nuestra gratitud. La versión original en inglés incluye varios hipervínculos que podrán ser consultados por los lectores en The Guardian. Invito a los lectores interesados a utilizar la sección de comentarios de este post para conversar con amplitud sobre el significado de estas revelaciones para los usuarios de las redes sociales en todo el orbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: